La celulitis o piel de naranja se encuentra dentro de los inconvenientes estéticos que más preocupan a las mujeres. De hecho, perjudica en más grande o menor medida a más del 90% de las mujeres, inclusive a las que no sufren inconvenientes de peso, por lo cual es considerable que todas conozcamos las causas y tratamientos para la celulitis para lograr comprender mejor a qué nos enfrentamos.

Cuando estamos hablando de celulitis hablamos a los depósitos irregulares de grasa que se acumulan cerca de ciertas zonas de la anatomía femenina, primordialmente el vientre, las caderas, los glúteos y los muslos. Esa acumulación de grasa hace una clase de acolchamiento de la piel, que es el que produce el efecto de piel de naranja.

Causas de la celulitis

Las causas por las cuales se produce la celulitis son variadas, analizamos todas ellas:

Causantes hormonales: los estrógenos benefician la acumulación de grasa y la retención de líquidos. Además, hay que tomar en cuenta que en la vida de la mujer hay instantes en los que se generan desórdenes hormonales, como la pubertad, el embarazo, la menopausia o el trastorno premenstrual. Todos ellos tienen la posibilidad de desatar o empeorar la celulitis, lo que en cierto modo explicaría además por qué los hombres solamente no sufren este inconveniente.

Causantes genéticos: al tener antecedentes familiares piensa que vas a tener muchas opciones de desarrollar celulitis. En estas situaciones, es necesario tener particular precaución y controlar el resto de causantes, causantes que tienen la posibilidad de desatar la misma, principalmente la dieta.

Mala alimentación: si seguimos una dieta rica en calorías aumentaremos de peso y acumularemos más grasa en nuestro cuerpo, lo que evidentemente posibilita la aparición de la piel de naranja. Además, un exceso de sodio estimula la retención de líquidos, por lo cual es aconsejable achicar la proporción de sal que consumimos y beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día.

Alcohol y tabaco: el consumo de alcohol hace difícil la supresión de toxinas, en tanto que el tabaco provoca una mala circulación de la sangre. Los dos causantes, por consiguiente, benefician la aparición de celulitis.

Sedentarismo: la carencia de actividad y de ejercicio físico son de los puntos que más influyen en la acumulación de grasa. En este sentido, siempre es aconsejable hacer deporte, ejercitando fundamentalmente las ubicaciones más sensibles, como las piernas o los glúteos.

Otros factores: además de los que ya comentamos. Hay otros causantes relacionados con la circulación sanguínea que benefician la aparición de la piel de naranja, como el estrés, la utilización de tacones y ropa ajustada o el hecho de mantenerse un largo tiempo parado.

¿Qué tratamientos existen para batallar contra la celulitis?

Hay numerosas técnicas usadas para aplacar los efectos de la celulitis y que nos muestran una piel más sana:

Cómo eliminar la celulitis

  1. Mesoterapia: radica en la inyección de sustancias homeopáticas para tratar toda clase de enfermedades, entre las cuales está la celulitis.
  2. Gimnasia pasiva: es un régimen que ayuda a eliminar los depósitos de grasa por medio de la termoterapia y la electroestimulación. Es habitual como complemento a las dietas y el ejercicio.
  3. Masajes: los masajes de carácter circulatorio y drenante asisten a solucionar los inconvenientes de celulitis y sirven como complemento a otros tratamientos.
  4. Hidrofusión: este régimen radica en una envoltura de algas, lodos y fangos que trabaja en la región tratada descartando toxinas y reafirmando los tejidos. Para que nos hagamos un concepto, agrupa en un solo electrónico todos los resultados positivos de un balneario.
  5. Hidrolipoclasia: hablamos de una de las técnicas más recientes para el régimen de la piel de naranja. Radica en infiltrar en la región un suero que rompe las células grasas para que liberen su contenido y sean metabolizadas de manera natural por el cuerpo.
  6. Ultracavitación: es un régimen que da unos resultados semejantes a los de la liposucción, pero que tiene la virtud de que no necesita que pasemos por el quirófano. Con él se consigue disolver la grasa localizada en las ubicaciones menos simples a través de ultrasonidos.
  7. Lipoláser: esta habilidad además se usa para remover la grasa en zonas localizadas y ocasionar la activación del metabolismo de las células grasas.
  8. Dfinitive EVO: combina la radiofrecuencia con la energía lumínica y vacunterapia rotativa para tratar la piel de naranja. Con ello estimula la reducción del tejido adiposo y facilita hallar una reducción de volumen y la estimulación natural de colágeno.
  9. Radiofrecuencia: se ejecuta por medio de radiaciones electromagnéticas cuya energía penetra en la dermis profunda para accionar sobre la flacidez y la celulitis. Estos tratamientos se tienen la posibilidad de unir entre sí y con otras técnicas, como el plasma abundante en plaquetas, para hallar un mejor resultado. Te sugerimos que realices tu consulta en un centro de seguridad, donde tienen la posibilidad de llevar a cabo un plan que se ajuste a tus pretenciones corporales.